Ángel Ortega III

Un naufragio personal

Pájaros del pasaje

Qué buena suerte.

La naturaleza que entiendo tan poco
se presenta en forma de cielo de plomo
y arropa y abraza,
es la primera vez que te veo pasear
y no podía ser de otra manera.

Tus palabras no son para mí,
pero qué importa, porque este hechizo
hace que las pueda percibir como tales,
y tu mirada se me posa y al momento huye,
y no abandono la comodidad de ser
un espectador,
recibiendo anónimo tu torrente de calor y ritmo.

De forma egoísta siento que tantos años
de avances y retrocesos
tienen su fruto en que yo te vea y te escuche,
imagina,
miles de generaciones,
Césares, Brutos, Circes,
interpretan sus papeles transitorios
para que este mensaje que me envías
pueda llegar a esta orilla,
en esta peculiar botella inimaginable para Poe,
tan trivial, y tan importante.

Nunca he sabido qué son esos pájaros,
pero en esa duda está la magia.
libros y relatos, las tijeras del viajero, poemas