Ángel Ortega III

Un naufragio personal

Tributo a M. C. Escher II

Muro ciego de aristas coronado,
escaleras sin motivo aparente,
desde un molino fluye la corriente,
lógica humillada, cruzando el vado.

Con verdades el grabador nos miente
y traza su perversa perspectiva
curvas rectas que la mirada esquiva
mármol de torres con arcos de puente.

Es cada parte maestría objetiva
pero lo que nos aturde es el todo;
graba el genio su trama obsesiva,

geometría hecha tinta de algún modo,
mosaico tenaz, pared recursiva,
huellas de carro y charcos en el lodo.