Un naufragio personal

Ángel Ortega

Un cuento macabro (como los que hacía Edward Gorey)